Configurar seguimiento por correo

Teoría del Pene Aureo. Primera parte



















El número áureo, aquel mismo llamado también de Fibonacci, que hizo famoso Dan Brown en el còdigo Da Vinci no es solamente un fenómeno matemático aislado, es la secuencia universal de la naturaleza para la construcciòn de estructuras y por tanto es una razón de estabilidad y la base del crecimiento natural. En otras palabras esta es la clave matemática para funcionar en la naturaleza.
El ahora conocido Φ (fi) = 1,61803 se encuentra presente desde la distribución de los pétalos de una flor, el número de espirales en una piña, la manera de reproducirse las liebres; la forma como se distribuyen las hojas en un tallo de árbol, las dimensiones de los insectos, en la espiral que describe el vuelo de las aves de presa, en la forma de los caracoles y los corales hasta la estructura de los agujeros negros en el espacio, las galaxias espirales.
Por supuesto también en las estructuras anatómicas. Los ejemplos clásicos de fractales son el árbol arterial y venoso, pero incluyen también las ramas de ciertos haces del músculo cardiaco, el árbol traqueo-bronquial y el sistema de conducción del corazón llamado His-Purkinje. Estas estructuras cardiopulmonares y nerviosas autosimilares buscan cumplir con una serie de funciones fisiológicas: La más común es el transporte rápido y eficiente de cualquier substancia (Ej. Sangre, neurotransmisores, etc) o la adecuada distribución espacial de las redes. No es casualidad que la estructura del sistema sanguíneo de los animales, vascular de los árboles, la Internet, la red neural, la manera en la cual los ríos drenan un territorio y otros cientos de ejemplos tengan siempre una estructura en ramificaciones que son similares a las de un árbol Por tanto el alcance de la dimensión fractal está relacionada en proporción directa con las necesidades de transporte (de líquidos, de información, de electricidad, de neurotransmisores). A más intrincada la red, más compleja es la distribución.
De igual manera desde lo más simple: el DNA es aureo por tener 21 amstrong de ancho por 34 de longitud en la curva de su espiral, pasando por genes, organelas, células, hasta tejidos, órganos y sistemas.. Las estructuras naturales en el organismo como los vasos sanguíneos, redes de neuronas, alveolos pulmonares, trabéculas de los huesos, cuerpos cavernosos o pilares de sostenimiento del pene y en general cualquier estructura anatómica compleja muestra una disposición fractal que cumple con criterios áureos.
¿Qué específicamente sobre el pene áureo? Ese será otro capítulo.