Configurar seguimiento por correo

El Síndrome de Abraham


Para los que leen algo de la historia sagrada sin duda recordarán como Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac para darle gusto a Yahve (Dios) en un capítulo inolvidable del Antiguo Testamento. Tomando en cuenta este episodio se llama hoy "Síndrome de Abraham" a la capacidad de ciertos individuos para resolver profundos conflictos morales sin afectar la esfera personal y por tanto restándole todo contenido emocional (En este caso matar un hijo para salvar un grupo). Este comportamiento estudiado hoy en pacientes con imágenes de PET scan podría configurar un daño o alteración de la corteza prefrontal ventromedial del cerebro, el área que gobierna nuestros juicios morales, también llamada esta disfunción como síndrome VMPC.

Como si fuera poco lo anterior en el llamado "Síndrome de Judas", que corresponde a los hombres que no pueden respetar la ley, aun a costa de afectar a sus amigos o a su familia, con poca regulación emocional, poco control de la conducta impulsiva y bajo razonamiento moral podrían tener el mismo tipo de daño cerebral.
Los anteriores conceptos se enmarcan bien en una nueva rama de la neurología que hoy se llama "Neuroteología" y que sin duda revela los adelantos que existen en la comprensión del funcionamiento del cerebro humano. Si somos capaces de localizar ideas tan abstractas y complejas como la de "Dios" en el cerebro que no podremos hacer en el futuro con el mapeo cerebral en referencia a los temas de sexualidad.