Configurar seguimiento por correo

El tacto rectal

El tacto rectal siempre ha sido uno de los condicionantes negativos que evitan que los hombres asistan con entusiasmo a sus consultas de revisión. Pero entonces, ¿Cuàl es la verdad oculta tras este examen?, ¿Por qué los urólogos del mundo entero insisten en hacerlo a sus pacientes?.
En primer lugar habría que decir que pocas veces un examen tan sencillo, tan corto y tan econòmico puede dar tanta información sobre un paciente determinado.
La próstata está al alcance del dedo, diría alguno de mis profesores, pero además lo están el esfínter del ano, las venas hemorroidales que causan la dichosa enfermedad, los padecimientos del recto y por supuesto todos los secretos prostáticos, que en manos de un iniciado, serán revelados por la simple acción de introducir un dedo en la forma correcta.
Es un mito que manos grandes implican tactos más dolorosos, en realidad el secreto de un examen plácido es la lubricación. No solo se utiliza vaselina, tambièn xylocaìna, jabón liquido, alcohol glicerinado o una sutil mezcla de todos estos ingredientes. Al menos eso hago yo como urólogo.
¿Reemplaza el antígeno en sangre al tacto rectal?. Definitivamente no. Ambos examenes son complementarios y por el momento seguirá teniendo larga vida.