Configurar seguimiento por correo

Los afrodisíacos


Hablar de afrodisiacos es meterse en uno de los temas más confusos que tiene la sexualidad, puesto que en general, como no es un asunto de ciencia, cualquier cosa puede ser un afrodisíaco según la creencia popular. Aprovecho un texto que escribí previamente para la wikipedia. El término afrodisíaco deriva en el griego de Afrodita (que es la misma Venus en la Roma antigua), divinidades femeninas relacionadas con el amor y la fecundidad. Por tanto se suele denominar así a cualquier sustancia que realmente o por fantasía popular estimula o aumenta el deseo sexual. Para estudiarlos mejor pueden dividirse en varias categorías:

Afrodisíacos que funcionan por asociación con lo sensual: Desde la antigüedad las plantas y alimentos cuya forma natural se parece a los órganos sexuales se han considerado afrodisíacos. Eso incluye: Los símbolos fálicos: Como el plátano, el pepino o los espárragos. Los símbolos vaginales: Como las ostras o las almejas. Los que recuerdan la mucosa genital: Como las fresas y manzanas rojas. Los que recuerdan el cuerpo femenino: Como las peras y las guitarras y así mismo ciertas botellas de licor o perfume con esa forma. Por supuesto la ropa sensual y ciertos materiales como el cuero o el látex pueden considerarse afrodisíacos.

Substancias que producen irritación directa de la Mucosa Genital: Los que tienen la capacidad de producir congestión y prurito a nivel de los genitales femeninos, en especial de la mucosa vaginal que se confunde para los usuarios con excitación sexual: Los ingeridos como el Acido Bórico también conocido como "Borax" o “Atinca”. Los frotados directamente en los genitales como la mostaza, el Jengibre, la pimienta o la nuez moscada. Aquí se incluyen el polvo de las cantáridas, unos insectos coleópteros que producen una contracción vesical intensa, considerada popularmente como muy placentera, con alteración del urotelio o tejido que recubre los órganos urinarios hasta el sangrado que puede terminar incluso en un shock hemorrágico. Los piercings y otros implantes subcutáneos como las bolas metálicas subcutáneas: Por estimular ciertos puntos erógenos durante el coito.

De acción central: Existen tres tipos de substancias: Fármacos, Hormonas y otras substancias. En general todas son substancias que producen desinhibición y pérdida de los frenos naturales.
El alcohol en todas sus formas reduce los frenos sexuales. Tradicionalmente siempre se menciona el ron, pero esto puede variar, a menudo se ofrecen “cocteles afrodisíacos” que buscan con mezcla de licores alcanzar una mayor deshinbición. El abuso de drogas: La cocaína, la marihuana y sintéticas como el éxtasis. Las benzodiacepinas como el diazepam, Clonazepam, etc, que disminuyen la voluntad conciente. La Yohimbina: Alcaloide derivado de una raíz Africana es un estimulante de los alfa 2 adreno receptores. El Chocolate: Tiene xantinas de nivel central que se comportan como neurotransmisores excitatorios en especial Feniletilamina (FEA). La mandrágora, una raíz asiática de forma humana que contiene alcaloides narcóticos y cuyo té se considera afrodisíaco muy poderoso (míticamente peligroso). El Satiricón que es una planta de la familia de las orquidáceas mencionada en la obra del mismo nombre de Petronio.


Por excitación de vías análogas a las sexuales: En este grupo el elemento principal son los perfumes y fragancias. Ellas se encargan de excitar de manera misteriosa sitios gatillo en analogía con las feromonas originales. Varían de individuo a individuo y sin duda tienen un control genético.

Por tradición cultural: Con efectos misteriosos trasmitidos de generación en generación, en especial las leyendas sobre las comidas de mariscos (que podría mejorar el funcionamiento de ciertos neurotransmisores), el borojó, el guaraná, el chontaduro, los nidos de golondrinas, el semen de animales, los cuernos de rinoceronte, el catara del Amazonas y el Ginseng (que es una raíz china) que contiene péptidos que podrían mejorar el bienestar general y la función eréctil.