Configurar seguimiento por correo

Yohimbina


La yohimbina es un compuesto de origen vegetal de la corteza de un árbol Africano (en especial de Camerún). Fue uno de los tratamientos orales pioneros para la disfunción eréctil puesto que es casi tan antiguo como la historia de la humanidad. Es un derivado de un alcaloide extraído de plantas (Rauwolfia Serpentina) y de la corteza de árboles de la familia Rubaceae. Alguna vez se le denominó 'afrodina' en el lenguaje popular.
Además de usarse para corregir la disfunción eréctil −de causa orgánica y leve o moderada, la yohimbina ha sido empleada en varones con disminución del deseo. Aunque sus resultados no están demostrados con ensayos clínicos concluyentes y su eficacia siempre ha estado sujeta a muchas polémicas.
La yohimbina seguramente debe su apelativo popular de 'calientaburras', a que es prácticamente la primera sustancia conocida en occidente que, vía oral, presenta, aunque muy leve, algún efecto prosexual. Esto le ha venido granjeando su fama como afrodisíaco puesto que produce una sensación agradable a nivel de la columna vertebral que desciende hacia los genitales. Así, ha venido utilizándose en veterinaria como estimulante de los sementales, siendo objeto de múltiples anécdotas y leyendas urbanas.
Tras el modesto auge que tuvo en los años 60, pasó a un segundo plano y ha tenido un resurgir más o menos reciente en la década de los 90. Como ya hemos comentado, su efectividad es muy escasa y con la entrada de la Viagra en el mercado en 1998, la yohimbina pasó a ser historia dentro de la farmacoterapia sexual de la disfunción eréctil.
En el uso de la yohimbina se debe tener en cuenta que debe usarse con precaución en pacientes hipertensos. Puede causar alteraciones gástricas −molestias, dolores, cólicos o diarreas−. Aunque normalmente se administra por vía oral, en algunos países existen formulaciones para su uso sublingual. Otros efectos adversos que puede producir, se encuentran: temblores, cefaleas, insomnio, irritabilidad, aumento de la actividad psicomotora. Pero lo más destacado es su poder de inducir ataques de pánico.
Hasta hace muy poco tiempo, la yohimbina fue la única alternativa oral para el tratamiento de la de la disfunción eréctil. De ahí que, a pesar de todo, hay hombres que han decidido probar este compuesto vegetal.
La dosis depende de la forma de presentación: 50-100 mg o 500 a 1000 mcg según las cápsulas elegidas.