Configurar seguimiento por correo

El Hombre Lobo


En el síndrome del "Hombre Lobo" o "Hipertricosis Lanuginosa Congénita" las personas que lo padecen están completamente cubiertas por un vello lanugo largo excepto en las palmas de las manos y de los pies. La longitud a la cual puede llegar el vello es de 25 centímetros. El lanugo es el pelo fino y blanquecino (como si fuera pelusilla) que aparece en los recién nacidos en hombros y brazos y que desaparece normalmente tras el primer mes desde el nacimiento. En los que padecen esta forma de hipertricosis el lanugo persiste y puede crecer durante toda la vida o desaparecer con los años. Sin embargo la leyenda del hombre lobo es mucho más compleja puesto que involucra a la luna llena en su transformación acompañada de una cierta agresividad incluso de tipo sexual.
El mito de los hombres lobo parece originario de Europa, y estaban muy vinculados con otras supersticiones y la magia negra. El mito es esencialmente masculino y, entre las causas de que un ser humano se convirtiera en hombre lobo, las más frecuentes eran las siguientes:
- Ingerir ciertas plantas vinculadas tradicionalmente con los lobos y la magia negra.
- Beber en el mismo lugar donde lo hubiera hecho un lobo.
- Cubrirse con la piel de un lobo.
- Dormir desnudo a la luz de la luna llena.
- Usar una prenda hecha de piel de lobo.
- Adquirir la capacidad de transformarse en lobo mediante magia negra
- Ser el séptimo hijo varón de una familia y no ser bautizado (ver Lobizón).
- Ser mordido por otro Hombre Lobo.
Esta última forma era la más común.En todos los casos la explicación tradicional del mito parece solapar la violación de alguna norma natural o social. Según la tradición, la mayoría de los hombres lobo no se transforman en tales voluntariamente; son víctimas de una maldición, y sufren enormemente a la hora de su metamorfosis. Lo que es peor, al transformarse pierden completamente la conciencia humana volviéndose peligrosos incluso para sus seres queridos. La única manera de librar a un hombre lobo de su maldición es dándole muerte, lo cual no es nada fácil; debe hacerse con un instrumento de plata, ya sea un bastón, un cuchillo o una bala.