Configurar seguimiento por correo

La Cama Celestial

¿Existió en verdad alguna vez una cama celestial?.
Por supuesto que si; la ofreció el "Templo de la Salud" fundado en Londres (1780) por el estrambótico médico James Graham que se movió ágilmente entre la medicina ortodoxa y la charlatanerìa. El nació en Edinburgo en 1745; luego de su titulo mèdico en Inglaterra estudio en Filadelfia con Benjamin Franklin y a su regreso se decidió a practicar la electromedicina. Usaba elaboradas maquinas electricas con nombres altisonantes como "trueno magnético" y el "baño de tubos elèctricos".Grahan ofrecìa desde conferencias al pùblico por dos guineas, hasta su "Elixir de la vida" de 1000 libras que supuestamente "prolongaba la vida eternamente", pasando por asuntos que hoy están de moda como los baños de barro o hierbas y remedios mágicos como su "Medicina Arterial y balsàmica".Pero quizás su ofrecimiento màs cèlebre era la "cama celestial" donde las parejas infértiles podìan concebir por la mòdica suma de 500 libras o bien gozar de un "extàsis superior". La cama medía 3,7 mts por 2,7 mts, el colchón estaba relleno de crines de caballo, con 40 columnas de vidrio que humeaban escencias y 70 kilos de imàgenes que producían un campo magnético constante. En la cabecera podía leerse: "Sea fecundo, multiplíquese y llene la tierra". La cama podia girar en cualquier dirección para favorecer sus objetivos.Al final de su vida Graham fundó la "Iglesia del Nuevo Jerusalem", a todos vendìa su libro 'The Guardian of Health, Happiness and Long Life' y en realidad pareciò enloquecer.

LA CAMA CELESTIAL HOY
Algunos hoteles (Ej la cadena Starwood) ofrecen una "cama celestial" (heavenly bed) con una peculiar receta:
Mide dos metros de largo, con una achura que oscila entre 1,35 y 2 metros. Tiene un colchón de resortes con 90 cilindros de látex diseñado por la marca Simmons que en 1925 fabricó el primer colchón de muelles, está equipada con tres fundas distintas para tres tipos de clima: cálido, frío y húmedo. La cama está vestida con tres sábanas de percal de algodón Egipcio blanco. Tras la primera sábana se encuentra el edredón (relleno con unos 900, 600 o 300 gramos de plumón antialergénico en función de la estación). Después, otra sábana y luego el segundo edredón, cubierto por la tercera sabana y finalmente por una colcha. Las almohadas son cinco: Dos de plumas y plumones de ganso, dos Comforel (rellenas con miles de bolitas de fibra que se adaptan a la forma de la cabeza y del cuello ajustándose a los movimientos), y una decorativa estilo boudoir con tres almohadas opcionales en adición: una de tela tratada con aloe vera, de tipo relajante ; una almohada cervical, también llamada mariposa, ideal para proporcionar una sujeción firme y otra de agua. Todas por supuesto muy hipoalergènicas, placenteras y listas para lo que usted necesita.