Configurar seguimiento por correo

Ejercicio aeróbico


Ejercicio aérobico es el que se hace consumiendo oxígeno y es el ideal para obtener todos los beneficios para la salud.   Se ha comprobado que un buen programa de ejercicio realmente mejora la función eréctil incluso como factor aislado sin otros tratamientos.   El ejercicio anaérobico por el contrario es desordenado y dañino. La intensidad del ejercicio aeróbico se puede medir según el volumen de oxígeno máximo consumido por el cuerpo. Pero para fines prácticos, la intensidad se calcula con la frecuencia de las pulsaciones cardíacas por minuto. La frecuencia máxima o número máximo de pulsaciones por minuto (NPM) que puede alcanzar un corazón sano con seguridad, se calcula mediante la constante  220 (para hombres) y 210 (para mujeres) a la cual se le resta la edad, es decir:
NPM para hombres = 220 – Edad
NPM para mujeres = 210 – Edad
Así, para un hombre de 40 años sería: 220 - 40 = 180.
Se considera ejercicio aeróbico suave al realizado con una media del 55% al 60% del número máximo de pulsaciones (NMP), moderado al realizado entre el 60% - 75%, y fuerte al ejecutado entre 75% y 85%. Por encima del 85% del NMP se agrega un gran componente anaeróbico. Para el ejemplo, un hombre de 50 años debería mantener una frecuencia cardíaca entre 102 y 127 pulsaciones por minuto para que la intensidad del ejercicio sea moderada y esa sería su frecuencia cardíaca objetivo (FCO) que es el punto donde se evitan complicaciones.
Modo de tomar el pulso en la arteria radial:
La forma más sencilla de medir las pulsaciones por minuto es palpando el pulso de la arteria radial en la muñeca, cerca del borde externo y de la base del dedo pulgar, donde se encuentra un canal entre el hueso y el tendón del pulgar. Para palpar se usan los pulpejos de los dedos índice y medio de la mano donde se tiene el reloj y se cuenta el número de pulsaciones en 15 segundos y se multiplican por 4 para obtener el minuto.