Configurar seguimiento por correo

El futuro de las prótesis de pene


La prótesis peneana ideal debería producir estados flácidos y erguidos que se asemejan a los que ocurren naturalmente. La prótesis ideal también debe ser durable y resistente a la infección. Para diseñar un cilindro corporal mejor, debemos mirar al revés la evolución del pene y del mecanismo corporal del hydrostat. Un hydrostat se define como volumen centralizado de líquido incompresible rodeado por la membrana en la tensión. El líquido incompresible en el caso de las prótesis inflables es suero salino y la membrana en tensión consiste en una fibra expansora sintética de polipropileno y su elastómero asociado de silicona o Bioflex. En el estado natural, la túnica albugínea se compone de fibras acodadas de colágeno dispuestas en una orientación octogonal a 90°. Esta orientación se ha desarrollado de tal manera que la orientación de la fibra proporciona resistencia máxima a las fuerzas que se aplican hacia abajo del de eje largo del cuerpo penil durante la cópula. El uso de este conocimiento de realzar el diseño y la fabricación de la capa externa prostética puede realzar el funcionamiento y durabilidad de la prótesis. En términos de tumescencia, la prótesis actual proporciona la presurización excelente hasta 250 milímetros hectogramo. Para alcanzar la presurización óptima, el hombre debe bombear el dispositivo a la capacidad máxima, lo que puede requerir una cantidad justa de fuerza y de destreza física. Además, el acto de manipular la bomba escrotal puede ser sicológicamente torpe para el hombre y su pareja. Los diseños que incorporaban métodos mecanizados para la inflación del cilindro podían eliminar la necesidad de la bomba escrotal y también podían semejar el curso natural del tiempo de tumescencia y del detumescencia. La interposición de una bomba motorizada entre los cilindros y los depósitos podía permitir transferencia fluida eficaz y rápida. Además, el motor se podía activar con un solo “tecleo” de un interruptor intraescrotal o incluso extracorporal vía una radiofrecuencia o el dispositivo del transmisor infrarrojo semejante al dispositivo de la llave del encendido de los carros. El diseño motorizado también tiene la ventaja de poder ser controlado exactamente usando tecnología programable disponible en un servo mecanimo o en un motor de paso. La limitación actual es la necesidad de una fuente de alimentación confiable y adecuada. El uso de baterías no recargables haría necesario la cirugía para substituirlas en intervalos periódicos que no es claramente una perspectiva atractiva al paciente. La tecnología recargable de la batería se está desarrollando, y en un futuro próximo, estas baterías podrían ser recargadas extracorporalmente usando un tipo de correa que recarga el dispositivo durante la noche 3-4 días por mes. Mucha de la innovación de las prótesis peniles se centra actualmente en la modificación del diseño de tres piezas que consiste en dos cilindros corporales, una bomba y un depósito. En el futuro las prótesis conduce a la simplificación del dispositivo con dos implantes corporales autónomos. La batería, los controles electrónicos y el sistema de transferencia fluido serían autónomos dentro del implante corporal, evitando la necesidad de conectar de componentes durante la cirugía. Las pocas piezas también llevarán probablemente a un índice de infección y a un porcentaje de averías mecánico más bajo. El diseño de estos implantes confiaría en la miniaturización del sistema de transferencia fluido, de la batería y de los controles electrónicos. La transferencia fluida bidireccional del depósito al cilindro es los medios eficaces de regular la presurización. Sin embargo, este paradigma puede cambiar de puesto posiblemente hacia la modulación de las características de un componente fluido estático. Los biomateriales sintéticos que están emergiendo se activan y desactivan bajo condiciones específicas del pH, de temperatura, de voltaje o de presión. Se han diseñado hidrogeles de péptidos que se solidifican y se licuefican reversiblemente dentro de una gama de temperaturas fisiológicas. La calefacción del hidrogel causa la rigidez del gel y la desactivación de la bobina de calefacción da lugar a la vuelta del hidrogel a su estado líquido. Una ventaja agregada de tales hidrogeles es el hecho de que demuestran la “autoreparación” tales que cuando están deformados se repolimerizan y siguen instantáneamente rígidos. Los materiales que emergen del campo de la promesa del asimiento del nanotecnología para el diseño prostético en eso demuestran características de la extensión de la rigidez y del volumen. Tal material implica que los oligonucleotidos del DNA que se polimerizan para formar enrejados poliedrícos tridimensionales rígidos y organizados. En el estado polimerizado, estos materiales pueden ampliarse en volumen. Un dispositivo puede ser diseñado en última instancia para que no tenga ninguna pieza móvil y que obtenga rigidez de un material estático con el uso del calor, de la carga eléctrica o de la presurización.