Configurar seguimiento por correo

¿Fue San José un anfitrión?


En la mitología griega, Anfitrión era el marido de Alcmena su prima, hija del rey Electrión, de Micenas. Por accidente mató a su suegro por lo que fueron expulsados de la ciudad y antes de consumar el matrimonio, se fue con su esposa a Tebas, donde fue purificado por el rey Creonte para limpiarlo de toda mancha moral. Su esposa se negó a hacer el amor con él mientras Anfitrión no hubiera vengado a sus ocho hermanos, que habían sido asesinados por los hijos del rey de la isla de Tafos. Una vez que hubo partido hacia la guerra contra Tafos, Zeus se presentó ante Alcmena asumiendo la forma del marido ausente y ordenó al sol que detuviera su curso por setenta y dos horas para permitirse una larga noche de amor con ella, quien a su vez creía estar amando a su marido. Con el embarazo de Alcmena, un alboroto fue creado, porque evidentemente Anfitrión dudó de la fidelidad de su esposa. Al final todo fue aclarado por Zeus y Anfitrión se puso contento por ser el marido de una mujer elegida por Dios e hizo también el amor rabiosamente con ella. De aquellas noches de amor nacieron el semidios Hércules, hijo de Zeus e Íficles, hijo de Anfitrión. A partir de allí, el término anfitrión pasó a tener el sentido de: "aquel que recibe invitados en su casa". El dramaturgo Plauto, en el siglo II antes de nuestra era, y Molière, en 1668, escribieron sendas comedias en las que mostraron a Anfitrión guerreando contra sus enemigos mientras Zeus hacía el amor con su mujer.  Esta idea mitólogica sería utilizada después en otras narraciones que conocemos bien Ej: La virgen María y el Espíritu Santo, de tal manera que San José es otro de los "anfitriones" de la historia.