Configurar seguimiento por correo

El alfabeto emocional


Se supone que fue el doctor Juan Hitzig un biogeróntologo quien descubrió estudiando un grupo de 50 longevos saludables que más allá de las características biológicas, el denominador común de todos ellos radicaba en sus conductas y actitudes. “Cada pensamiento genera una emoción y cada emoción moviliza un circuito hormonal que tendrá impacto en las 5 trillones de células que forman un organismo". Las conductas “S”: serenidad, silencio, sabiduría, sabor, sexo, sueño, sonrisa, promueven secreción de Serotonina, mientras que las conductas “R”: resentimiento, rabia, rencor, reproche, resistencias, represión, facilitan la secreción de Cortisol o Adrenalina, una hormona coRRosiva para las células, que acelera el envejecimiento. Las conductas “S” generan actitudes “A”: ánimo, amor, aprecio, amistad, acercamiento. Las conductas “R” por el contrario generan actitudes “D”: depresión, desánimo, desesperación, desolación.