Configurar seguimiento por correo

La esterilidad de Simón Bolívar


Aunque es posible no conduzca a nada concreto ni benéfico, periódicamente surge la controversia sobre si Simón Bolívar tuvo o no hijos propios. Son muchos los historiadores que afirman que Bolívar no tuvo hijos con ninguna mujer y en ninguna parte de América; otros investigadores históricos están de acuerdo en que Bolívar sí tuvo hijos con mujeres colombianas y peruanas; historiadores como Vicente Lecuna, Cornelio Hispano, José María Espinosa, Ricardo Palma, Antonio Maya, Tomás Cipriano de Mosquera, José Fulgencio García, Antonio Cacua Prada y Héctor Muñoz —para citar unos pocos— sostienen en distintas obras que Bolívar sí tuvo descendientes y muchos.
El Libertador era mujeriego, consiguió en diversas ciudades hermosas novias de las que existen abundantes registros. Inicialmente estuvo casado con Doña María Teresa Josefa Antonia Joaquina Rodríguez del Toro y Alayza, la cual fallece exactamente a los 7 meses 26 días de su matrimonio, a raíz de una enfermedad infecciosa que contrajo supuestamente durante su visita al Ingenio de San Mateo, Estado Aragua, en la Casa donde se presume que verdaderamente nació Simón Bolívar; al fallecer su esposa, con el dolor de la pérdida irreparable, el joven Simón, jura ante el cuerpo inerte de María Teresa, no volver a casarse nunca, lo que le convierte en un viudo codiciado por el género femenino de la época.
En este punto, atormentado por el dolor, da su primer viaje a Europa, allí conoce a Fanny du Villars, prima lejana por parte de los Aristiguieta y se inicia una serie de romances y amoríos, compartido con las ideas libertarias que nunca le abandonaron, las cuales le llevaron luego a jurar en el Monte Sacro, la libertad de los pueblos de América. Entre su treintena de amantes también estuvo Isabel Soublette, la hermana del general Carlos Soublette; y por supuesto convivió en Santafé de Bogotá con la quiteña Manuelita Sáenz, quien lo salvó de su atentado septembrino. Con ninguna de estas existe registro de hijos.
Gustaba Bolívar de las mujeres bonitas, distinguidas y elegantes, y acostumbraba besarles las manos, en público, y a elogiarlas exageradamente. Y las damas de la alta sociedad de los países que recorría, solteras y casadas, abrumaban al Libertador de atenciones, sonrisas y obsequios. Los dueños de tierras le ofrecían hijas y sobrinas con el objeto de intentar una hipotética descendencia suya.
El asunto es que Bolívar había padecido paperas con una orquitis urliana secundaria que supuestamente había atrofiado sus testículos. De esto existen algunos registros históricos y por supuesto explicaría supuestamente su esterilidad. Debe decirse que en la célebre autopsia del Dr Próspero Reverend en la Quinta de San Pedro Alejandrino de Santa Martha, no existe registro alguno de su estado genital puesto que la descripción se corta abruptamente en el abdomen y su mayor descripción es hacia los pulmones donde el médico tenía enfocada la posible causa de muerte.
Sin embargo según lo expresa el Doctor Ramón Urdaneta - autor de Historias y Tradiciones -, que en fecha 18 de mayo de 1828, Simón, conversando con su edecán, amigo, confidente y mano derecha, Jean Louis Michel Perou de LaCroix, quien estuvo a su lado en Bucaramanga durante la Convención de Ocaña, a petición de Simón escribe el Diario de Bucaramanga y le confiesa que ante los ataques populares de que es estéril, dice: “que no se crea nadie que soy estéril o infecundo pues tengo pruebas fehacientes de lo contrario”.
Lo cierto es que los hijos directos siempre fueron dudosos. A muchos les dio su apellido y el último caso registrado fue el en la vereda de Muladó, corregimiento de Yumbo, Valle del Cauca, nació la única hija del general Simón Bolívar. La hipotética heredera del Libertador se habría llamado Manuela Josefa Bolívar Cuero. Aunque como con los otros nunca se demostró que esto fuera cierto.