Configurar seguimiento por correo

Cáncer de pene


El cáncer de pene suele ser una enfermedad desastrosa.  La razón parece evidente:  El tratamiento implica una gran pérdida de tejido y en no pocas veces la amputación completa del pene con las consecuencias físicas y sicológicas que eso implica.  Lo más triste es que las lesiones suele empezar gradualmente y prolongarse por meses o años con múltiples tratamientos de cremas o antibióticos y sin que el médico tratante o el paciente se percaten que en realidad se trata de un carcinoma agresivo.  Es sin duda un factor de riesgo el tener el prepucio estrecho y difícil de retraer, pero en general cualquier lesión que se prolongue en el tiempo debe tener una consulta oportuna.