Configurar seguimiento por correo

Abuso de testosterona. ¿algo que temer?


El abuso de testosterona es algo frecuente en comunidades que le rinden culto al estado del cuerpo y al desarrollo muscular.  Con todas sus implicaciones, circula como una droga más en gimnasios y sitios de entrenamiento deportivo.  Siempre que se usa testosterona, la propia, la del organismo, deja de producirse por bloqueo del eje hipotálamo-hipófisis-gónadas y aunque al suspenderla se debe renovar la función, un grupo de pacientes, determinados más por su genética, quedan con un bloque prolongado o permanente de dicho eje.  Este grupo de pacientes especial, debe ser sometido al uso de HCG (gonadotropina humana) por un tiempo indeterminado para restaurar la función endocrina normal.  Este manejo debe hacerse por alguien debidamente preparado.