Configurar seguimiento por correo

Pubertad Temprana




En la actualidad los niños llegan a la pubertad mucho antes- una tendencia que ha alarmado tanto a los padres de familia como a los expertos en salud. La pubertad temprana, es la aparición de características sexuales secundarias como el crecimiento del vello púbico o de las mamas antes de los 8 años o la aparición de la menarquía antes de los 9 años, impacta a al menos 1 de cada 5,000 niñas estadounidenses y la tasa va en aumento. Incluso en las últimas tres décadas, los niños (las niñas en particular) están madurando más y más temprano (la pubertad temprana es 10 veces más común en niñas que en niños.). En el siglo 19 la aparición de la menstruación comenzaba alrededor de los 15 años de edad. En la actualidad la edad promedio para la aparición del primer periodo o menarquía es alrededor de los 12 años de edad. Actualmente, los signos se están volviendo más y más comunes entre las niñas de 7,8 y 9 años de edad, sumándole que muchos médicos en lugar de diagnosticar a las niñas como que algo anda mal, simplemente cambian la definición de lo qué es normal…pero, ¿realmente es “normal” que las niñas maduren a una edad tan temprana? Un estudio publicado en la revistaPediatrics reveló que a los 7 años, el 10 por ciento de las niñas blancas, el 23 por ciento de las niñas de color, el 15 por ciento de las niñas hispanas y el 2 por ciento de las niñas asiáticas habían comenzado a desarrollar senosLa pubertad temprana puede establecer el escenario para problemas emocionales y de conducta, y está relacionado con una autoestima baja, depresión, trastornos de la alimentación, consumo de alcohol, pérdida temprana de la virginidad, más parejas sexuales y un mayor riesgo de enfermedades de transmisión sexual. También hay evidencia que sugiere que estas niñas están en mayor riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y otras enfermedades cardiovasculares, así como el cáncer, más tarde en la vida.
Los científicos han sacado a la luz un gran número de potenciales explicaciones por el aumento de la pubertad temprana, pero una que merece especial atención es la de los productos químicos ambientales, particularmente los que imitan el estrógeno, “…estudios en animales muestran que la exposición a algunas sustancias químicas ambientales puede provocar que los cuerpos tengan una maduración temprana. Los que más preocupan son los disruptores endocrinos como los “xeno-estrógenos” o imitadores del estrógeno. Estos compuestos se comportan como hormonas esteroideas y puede alterar el tiempo de la pubertad. Los productos químicos que provocan trastornos hormonales se encuentran en todos lados. El bisfenol A (BPA), un petroquímico industrial que actúa como estrógeno sintético, se encuentra en nuestros productos de plástico, en nuestros productos enlatados, en los selladores dentales y hasta en los recibos de las cajas registradoras. Desafortunadamente, el BPA es sólo uno de los ejemplos. Otros incluyen a los ftalatos, un grupo de productos químicos industriales utilizados para hacer plásticos como el cloruro de polivinilo (PVC) más flexibles y resistentes. También son uno de los disruptores endocrinos más poderosos y se encuentran en casi todos los empaques de los alimentos procesados, así como en las cortinas para baños, detergentes, juguetes y productos de belleza como esmalte para uñas, spray para el cabello, shampoo, desodorantes y fragancias. Otros productos químicos ambientales como los PCBs y DDE (un producto resultante de la degradación del pesticida DDT) también podrían estar relacionados con el desarrollo sexual temprano en el caso de las niñas. Tanto el DDE como los PBCs son conocidos por imitar o interferir con las hormonas sexuales. El ácido perfluorooctanoico (PFOA) que se encuentran en los utensilios de cocina también entra dentro de esta peligrosa categoría, al igual que el fluoruro, que se agrega a la mayoría de los suministros públicos de agua en los Estados Unidos. Las investigaciones demuestran que los animales tratados con fluoruro tuvieron niveles de melatonina más bajos, reflejándolo en una reducción en los niveles de metabolitos de melatonina en la orina de los animales. Esta reducción de los niveles melatonina circulante estuvo acompañada- como era de esperarse- por un inicio mucho más temprano de la pubertad, en el caso de los animales hembras tratados con fluoruro. Investigaciones recientes también han confirmado la presencia de compuestos previamente desconocidos que causan cáncer e imitan al estrógeno: los metales. Si, se ha demostrado que una gran variedad de metales que actúan como "metaloestrógenos" con la capacidad de añadirle una carga estrogénica al cuerpo humano, por lo tanto aumenta el riesgo de cáncer de mama y posiblemente también la pubertad temprana. Los siguientes metales, que se añaden a miles de productos de consumo, incluyendo las vacunas, han sido identificados como capaces de unirse a los receptores celulares del estrógeno e imitarlo (Aluminio, Antimonio, Arsenico, Bario, Cadmio, Cromo, Cobalto, Cobre, Plomo, Mercurio, Niquel, Selenio, Estaño y Vanadio.
RECOMENDACIONES
-Tanto como le sea posible, compre y consuma carnes orgánicas para reducir su exposición a las hormonas, pesticidas y fertilizantes. También evite la leche y otros productos lácteos que contengan la hormona de crecimiento genéticamente modificada (rBGH o rBST).
-Coma la mayoría de sus alimentos en su forma cruda. Los alimentos procesados (de todo tipo) son la principal fuente de soya y productos químicos como el BPA y los ftalatos.
-Almacene sus alimentos y bebidas en vidrio en lugar de plástico y evite utilizar plástico para envolver y alimentos enlatados (que por lo general están forrados con envolturas que contienen BPA).
-En el caso de los pequeños, utilice mamilas de vidrio y tazas para bebé libres de BPA.
-Asegúrese que los juguetes de su bebé no contengan BPA, como los chupones, mordederas y todo lo su bebé podría meterse a la boca.
-Utilice únicamente productos de limpieza naturales en su hogar, esto con el fin de evitar los ftalatos.
-Utilice marcas naturales de productos de tocador como de shampoo, pasta dental, antitranspirantes y cosméticos.
-Evite utilizar ambientadores artificiales, hojas secas, suavizantes para la ropa y otras fragancias sintéticas, ya que muchos de ellos también pueden alterar su equilibrio hormonal.
-Remplace sus ollas y sartenes con utensilios de cocina de cerámica o vidrio.
-Cuando remodele su hogar, busque alternativas “verdes” libres de toxinas en lugar de pintura normal y revestimientos de suelo de vinilo.
-Remplace sus cortinas de baño de vinilo con unas hechas de tela.
-Evite la soya sin fermentar, en especial si está embarazada o la que se encuentra en las fórmulas infantiles.