Configurar seguimiento por correo

Castración química para violadores


La castración química con el uso de inyecciones antiandrogénicas (anti testosterona) se ha impuesto en algunas legislaciones del mundo con una visión pragmática del problema.  Los pedófilos y violadores consuetudinarios tienen una alta probabilidad de reincidencia y los sistemas judiciales del mundo son incapaces de controlarlos a todos y a los diagnosticados todo el tiempo por lo que se opta por soluciones más radicales.  No es el único método puesto que ciudades de Estados Unidos y Europa localizan en GPS de fácil acceso por computador, el mapa de los condenados por estos delitos que viven en los vecindarios.  Es una medida draconiana, pero efectiva para un control social de este tipo de pacientes.