Configurar seguimiento por correo

El Dr Brinkley y la historia de la testosterona


La historia del Dr John Romulus Brinkley, en Kansas, en los años 20 y 30, es un caso que ameritaría una buena película.  


Se hizo millonario vendiendo un tratamiento para la impotencia que consistía una xenotrasplante para la impotencia, usando testículos de chivo, que se expandieron por todo el sur de Estados Unidos.  La marca Brinkley se hizo tan famosa, que se pusieron farmacias y hospitales en la zona de Kansas y Texas, adicionalmente emisoras radiales que transmitían en la frontera, más dirigidas hacia México y finalmente una campaña política para la gobernación de Texas, utilizando métodos de difusión poco explotadas en la época.


Por desgracia, los métodos de Brinkley que eran una copia de los de Voronoff, 10 años antes, fueron tildados de estafa y expuestos en todo tipo de foro por la American Medical Association, enviando al doctor hacia la desgracia.