Configurar seguimiento por correo

Mancebías o prostíbulos españoles


Las mancebías, como lugares reconocidos de prostitución como oficio remunerado, aparecieron en el siglo XIII. En el siglo XIV, la primera mancebía de la que se tiene noticias era la que estaba situada a las afueras de Madrid, a la salida de la puerta de la Latina que se hallaba en la plaza de la Cebada, en la calle de Toledo esquina a la de Arganzuela, ambas denominadas por aquel entonces como calles de la Mancebía.  Era un enorme caserón que tenía varias entradas y aquellos que preferían entrar discretamente lo hacían por las entradas laterales. Esta mancebía era el gran burdel de la Villa en ese tiempo. En el siglo XIV el horario de las mancebía era desde el amanecer hasta la medianoche. Las pretendientes a mancebas debían de contar con la autorización previa de la Justicia y el visto bueno del médico. Las mancebas debían llevar como indumentaria trajes de picos pardos, de donde vino la expresión de “irse de picos pardos”.