Configurar seguimiento por correo

El atinca ¿qué hay detrás de la leyenda?


Nada más popular entre las leyendas populares sexuales que el "Atinca" o "Atincar", una de las marcas del Borax, utilizado para blanquear ropa, para fundir metales, para ablandar carnes y quizás con otros usos industriales. La leyenda hablaba de un deseo descontrolado de las mujeres cuando lo ingerían vía oral, pero igual, nada más exagerado.   Produce irritación de mucosas, algo de rasquiña y enrojecimiento, lo que para algunas mujeres podrían interpretarse como "aumento del deseo sexual".  Lo cierto es que quien administraba el producto nunca sabía la dosis exacta y no era raro que las pobres mujeres fueran intoxicadas por algo que esta destinado a otros menesteres, menos los sexuales.  Recomendacion: Ser extremadamente cuidadoso con el producto.