Configurar seguimiento por correo

El controvertido uso de anabólicos


Como urólogo e interesado en la medicina sexual, me preocupa mucho el uso de anabólicos, especialmente en pacientes muy jóvenes, cuyo único interés, es el desarrollo rápido de masa muscular y no los efectos sexuales.  Los pacientes pierden de vista que varios efectos pueden derivarse del uso de estas substancias de manera empírica.  Un cuadro de las substancias disponibles es la siguiente:
  • ANAVAR: Oxandrolona. Oral.  Anabólico suave para masa muscular.
  • PROVIRON (Mesterolona). Oral. Andrógeno sintético sin características anabólicas. Usado supuestamente para "mejorar" la espermatogenesis.  También agregan al tratamiento Tamoxifeno o Citrato de clomifeno para disminuir aromatización de andrógenos y supuestamente evitar la ginecomastia.
  • MASTERON: (Propionato de drostanolona). Inyectado. Es un derivado sintético de la dihidrotestosterona (DTH).  Anabólico suave que supuestamente no estrogeniza.  
  • PRIMOBOLAN: Enantato de metenolona. Inyectado.  Anabólico semejante a Decadurobolin pero un tanto menos anabolico.
  • DECADUROBOLIN (Decanoato de Nandrolona). Inyectado. Esteroide anabolico derivado de testosterona con mayor efecto anabólico y menos androgenico.
  • WINSTROL (Estranozolol): Oral. Supuesto Esteroide "constructor" de masa muscular limpia.
En este catalogo de substancias se encuentran algunas que pueden ser realmente perjudiciales para la salud a corto, mediano y largo plazo.  Un inventario aproximado de efectos es el siguiente:
1- DAÑO HEPATICO: En especial por los productos orales que tienen un primer paso hepático.
2- GINECOMASTIA: El uso de andrógenos puede conducir al aumento de estrógenos y generar la ginecomastia.  El uso del Tamoxifeno o Clomifeno puede disminuirlo, pero el costo hormonal es imposible de cuatificar.
3- DISFUNCION SEXUAL: El uso de estas substancias genera problemas de erección, libido y eyaculación.
4- ALTERACION TESTICULAR: Se altera la producción de espermatozoides y el tamaño testicular.
5- CANCER DE PROSTATA: Esta es la más temida consecuencia a largo plazo del uso de anabolizantes.

Conclusión final: Hacer un régimen de anabólicos sin control médico es un auténtico atentado contra la salud y el autocuidado.