Configurar seguimiento por correo

Bailando con el oso


Una estrategia que se ha desarrollado especialmente en Estados Unidos para las fiestas de damas, es disfrazar a sus invitados masculinos como un oso de peluche, lo que permite la interacción de las asistentes con el artista.  No necesariamente existe contacto sexual, pero los toqueteos, los roces, los bailes atrevidos son la esencia de este juego que enmascara un poco la intención sexual de estas reuniones, usualmente despedidas de solteras.